Todo surge de una sintonia con el entorno, un estado posiblemente meditativo que me induce a dejarme llevar y trazar lineas libres, de naturaleza salvaje.